X-Steel - Wait

domingo, 5 de enero de 2014

LA ESTRATEGUIA PARA LOS CONSUMIDORES ESCLAVOS



LA GUERRA PSICOLÓGICA: LA ESTRATEGUIA PARA LOS CONSUMIDORES ESCLAVOS




Los costes del modelo de consumo

La mayor historia que la publicidad nos dice sobre la felicidad humana, es que, el camino a la felicidad es a través del consumo de cosas y que serás más feliz comprando que no comprando.
El ciudadano es reemplazado por el consumidor. 



El consumo imparable tienen sus costes. Por un lado, la pequeña porción de la humanidad cuya vida gira alrededor del consumismo se encuentra con una existencia vacía, cuyo único sentido se alcanza consumiendo; trabajar para consumir, consumir para trabajar. La presión psicológica que implica esto supone una merma creciente de la salud mental de las personas. La nación del mundo donde el consumismo alcanza sus más altas cotas de perfección, los EEUU, es también la que padece una mayor cantidad de depresiones y trastornos psíquicos. En Estados Unidos, se consume, con sólo el 5% de la población mundial, la mitad de los sedantes, ansiolíticos y demás drogas químicas legales que se venden en el mundo.
 
El consumismo no afecta únicamente a la escala de valores o a la salud mental de la humanidad, también afecta, y con una intensidad creciente, a su salud física. Uno de los negocios más rentables hasta la fecha ha sido el de la industria tabaquera. Las grandes compañías han ingresado fortunas a base de convertir en adictos a millones de personas, ayudándose de la industria química y de la mercadotecnia; a sabiendas de los efectos nocivos que el tabaco ha demostrado tener sobre la salud humana. Cuando los costes sanitarios derivados del tabaquismo han hecho reaccionar a las administraciones de países como EEUU, se ha desatado una ofensiva antitabaco que amenaza a la industria tabacalera. ¿Amenaza? No es para tanto. Las grandes firmas suelen formar parte de consorcios dedicados al sector de la alimentación que les guardan bien las espaldas. Ahí está el caso de Philip Morris; con marcas de tabaco como Marlboro, y dueña, desde el pasado verano de la firma Nabisco que comercializa, por ejemplo, marcas de galletas tan populares en nuestro país como Loste, Artiach o Marbú. Sólo en España, Philip Morris con su filial Kraft, constituye un grupo con unas ventas estimadas en 120.000 millones de pesetas. O sea, que mientras el negocio tabaquero sufre alguna pérdida, las compañías responsables de parte de los 3,5 millones de muertes que al año produce el tabaco pueden estar tranquilas: la diversificación de sus negocios en los países del Norte, y el mantenimiento del negocio tabaquero en los países del Sur les garantizan abultados beneficios.

A continuación video




No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOL AHIMSA

CLAUDIA GONZALEZ DE VICENSO

CLAUDIA GONZALEZ DE VICENSO
ENLACE