X-Steel - Wait

martes, 8 de mayo de 2012

JUEGO DE TRONOS


Es el truco más viejo data de los tiempos pre-romanos: 
Crear los enemigos que usted necesite 




Hitler
Lo que Cicerón sólo soñó, Adolph Hitler tuvo éxito en llevarlo a cabo. El Canciller elegido de Alemania, Hitler, como Crassus, no tenía intenciones de vivir con los estrictos límites a su poder impuestos por la ley alemana.
A diferencia de Cicerón los gamberros de Hitler eran fáciles de reconocer; todos ellos vistieron las mismas camisas café castaño.
Pero sus acciones no eran de ninguna manera diferente que aquéllas de sus predecesores romanos. Ellos organizaron palizas, incendios, causando tantos problemas como pudieron, mientras tanto Hitler daba discursos que prometían que él podría acabar con la ola del crímenes de subversivos y terrorismo si se le concedían poderes extraordinarios.
Entonces ardió el Reichstag; un organizado ataque terrorista.El Reichstag ardiendo
Los alemanes fueron engañados a entregar su república y aceptar el control total del Der Fuhrer.
Las escuelas patrocinadas por el estado jamás le dirán esto, ya que los gobiernos confían rutinariamente en estos engaños para vender sus agendas a un público renuente. Los romanos aceptaron a los Emperadores y los alemanes aceptaron a Hitler no porque ellos quisieran, sino por las cuidadosas ilusiones de amenazas que parecían no dejar ninguna otra opción. Los Gobiernos, también usan el engaño para crear la ilusión que Nosotros El Pueblo no tenemos otra opción que el camino que ellos nos han señalado.
El hundimiento del Maine :
En 1898, Joseph Pulitzer del New York World y William Randolph Hearst del New York Journal estaban abogando por una intervención norteamericana en Cuba. Se informa que Hearst, había despachado un fotógrafo a Cuba para fotografiar la próxima guerra con España.
Cuando el fotógrafo preguntó simplemente qué cual podría ser esa guerra, se dice que Hearst contestó: 
 
"Usted tome las fotografías, y yo proporcionaré la guerra".


En la noche del 15 de febrero de 1898, el USS Maine, anclado en el puerto de La Habana, en una muestra de la resolución norteamericana de proteger sus intereses, explotó violentamente, el Capitán del Maine, instó que no se hicieran presunciones de ataque enemigo hasta que no tuviese lugar una investigación completa de las causas de la explosión. Por esto, el Capitán Sigsbee fue criticado por la prensa por "negarse a ver lo obvio". La Publicación mensual Atlántica declara inmediatamente, que suponer que la explosión pudo ser algo diferente que un acto deliberado de España era "completamente en desafío con las leyes de probabilidad."

 
A continuación video 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOL AHIMSA

CLAUDIA GONZALEZ DE VICENSO

CLAUDIA GONZALEZ DE VICENSO
ENLACE