X-Steel - Wait

miércoles, 10 de octubre de 2012

EVOLUCION : UNA ESTAFA CIENTÍFICA


EVOLUCION: UN ESTAFA CIENTIFICA 



Sabemos muy bien, de la esta estafa científica alineada y obtusa por opción. El daño histórico,geológico arqueológico y espacial. Una forma más de manipulación de este sombrío gobierno planetario y su porquería del Nuevo Orden Mundial.

 La mentira es rápida en la competencia, pero se cansa, pueden pasar siglos y al final la verdad llega a la meta…Ya es la hora de los cambios  



Resultados de investigación continúan el trabajo de ADN del ganador del Premio Nobel Francis Crick 
El Dr. Francis Crick dentro de su famosa
investigación del ADN, llegó a descubrir genes de
orígen extraterrestre en el Genoma Humano. 


La investigación en colaboración a partir de una reunión de exo-científicos, postulan que hay genes de más de 20 civilizaciones extraterrestres en el ADN humano. Estos exo-científicos han continuado con el trabajo ganador del Premio Nobel de la Dr. Frances Crick, y otros estudiosos en esta área. Los resultados actuales son consistentes con los informes del profesor Sam Chang, quien discretamente da a conocer información sobre sus conclusiones propias aparentes, en asociación con el Proyecto Genoma Humano. Los científicos están empezando a quejarse cada vez más sobre los intentos políticos para poner en peligro la integridad de su trabajo importante para la humanidad. La liberación discreta de los resultados, es una forma evidente en el que los científicos tratan de hacer frente a presiones de los compañeros científicos que se ajusten a las presiones políticas imperantes.

Los detalles de los hallazgos han sido publicados en parte, por el Dr. Michael Salla, que es un erudito en la investigación extraterrestre. Exo-científicos y otros investigadores basan sus conclusiones, en parte, en una cuidadosa recopilación de datos, incluidas con documentación que lo corrobora, las observaciones documentadas por los contactados y “denunciantes”, así como otras informaciones. Estas fuentes fiables han verificado el contacto con representantes de organizaciones no procedentes de civilizaciones humanas en la Tierra. 
Francis Crick y compañero, James Watson,
sorprendió al mundo académico en 1953,
cuando se descifraron la estructura de la molécula de ADN. 

Científicos Descubren Genes Extraterrestres en el ADN Humano   


Que dice el Profesor Chang



 
Un grupo de investigadores oficiales que trabaja en el Proyecto Genoma Humano indican que han hecho un descubrimiento científico asombroso: creen que el supuesto 97% de las secuencias no codificadas en el ADN humano es nada menos que código genético de formas de vida extraterrestre.
Las secuencias no codificadas son comunes a todos los organismos vivos sobre la Tierra, desde los mohos a los peces y a los seres humanos. En el ADN humano estas secuencias constituyen la mayor parte del genoma total, dice el profesor Sam Chang, líder del grupo.

Las secuencias no codificadas, conocidas originalmente como “ADN basura”, se descubrieron hace años, y su función permanecía siendo un misterio. La mayoría abrumadora del ADN humano es de fuera del mundo en su origen. Los aparentes “genes basura extraterrestres” meramente “disfrutan del paseo” con el duro trabajo de los genes activos, pasados de generación a generación.
Después de un análisis extenso con la ayuda de otros científicos, programadores informáticos, matemáticos y otros eruditos sabios, el Profesor Chang se había preguntado si el aparente “ADN basura humano” fue creado por algún tipo de “programador extraterrestre”. Sobre los trozos extraterrestres dentro del ADN humano, el profesor Chang observa más, “tiene sus propias venas, arterias, y su propio sistema inmunitario que resiste vigorosamente todas nuestras medicinas anti-cancerígenas.”

El profesor Chang estipula  que una forma de vida extraterrestre más alta se ocupó de crear nueva vida y plantarla en diversos planetas. La Tierra es solamente uno de ellos. Quizás, después de programarlo, nuestros creadores nos hicieron crecer del mismo modo en que nosotros cultivamos bacterias en los platos de Petri. No podemos conocer su motivos, si fue un experimento científico, o un modo de preparar nuevos planetas para la colonización, o es un asunto en curso a largo plazo de sembrar vida en el Universo.”

 El profesor Chang indica más, que “si pensamos sobre ello en nuestros términos humanos, los evidentes “programadores extraterrestres” estaban trabajando muy probablemente sobre un gran código consistente en varios proyectos, y los proyectos habrían producido diversas formas de vida para diversos planetas. También ellos intentaron diversas soluciones. Escribieron “el gran código”, lo ejecutaron, no les gustó alguna función, la cambiaron o añadieron una nueva función, lo ejecutaron otra vez, hicieron más mejoras, y lo intentaron una y otra vez.”

El equipo de investigadores del profesor Chan concluye además que, “los evidentes programadores extraterrestres podrían haber ordenado cortar todos sus planes idealistas para el futuro cuando ellos se concentraron en el proyecto Tierra para cumplir el plazo apremiante. Muy probablemente, con una prisa o precipitación evidente, los programadores extraterrestres pueden haber cortado drásticamente el gran código y haber entregado un programa básico diseñado para la Tierra.”

El profesor Chang es solamente uno de los muchos científicos y otros investigadores que han descubierto orígenes extraterrestres en la humanidad.
Los coordinadores del Proyecto Genoma Humano encuentran prueba absoluta del contacto extraterrestre con seres humanos de la Tierra a través de la evidencia del ADN. El profesor Chang y sus colegas investigadores muestran esos huecos, lagunas o intervalos evidentes de programación extraterrestre en la ordenación del ADN precipitados por un apresuramiento para crear la vida humana sobre la Tierra presente en la humanidad con un crecimiento ilógico de masas de células que conocemos como el cáncer.”

El profesor Chang indica más que “lo que vemos en nuestro ADN es una programación consistente en 2 versiones, un gran código y un código básico.” El Sr. Chang afirma entonces que “el primer hecho es que el programa completo no fue escrito positivamente sobre la Tierra; eso es ahora un hecho verificado. El segundo hecho es que los genes, por sí mismos, no son suficientes para explicar la evolución; debe haber algo más en el juego.”
“Más pronto o más tarde -dice el profesor Chang- tenemos que enfrentarnos con la noción increíble de que cada vida sobre la Tierra lleva el código genético de su primo extraterrestre, y que la evolución no es lo que nosotros creemos que es.”
  

Las implicaciones de estos hallazgos científicos reforzarían las afirmaciones de otros científicos y observadores de tener contacto con supuestos seres humanos de fuera del mundo que parecen extraterrestres.
Se ha afirmado que los seres humanos de fuera del mundo que parecen extraterrestres han proporcionado algo de material genético para la evolución humana, y que muchos de estos extraterrestres han permitido que algunos de su personal encarnen como semillas estelares sobre la Tierra en familias humanas.

Estas semillas estelares, niños de las estrellas o gente estelar, son descritos por Brad y Francie Steiger como individuos cuyas almas estaban encarnadas formalmente sobre mundos de otros sistemas estelares, y luego viajaron a la Tierra y decidieron encarnar aquí con el fin de estimular el desarrollo espiritual evolutivo de la humanidad.



 
La mayor parte de la humanidad considera que este grupo de extraterrestres son benévolos y regresivos. Estos últimos que están en el planeta haciendo de las suyas e interactuando de tras de bambalinas  según lo descrito por contactados tales como George Adamski, Orfeo Angelucci, George Van Tassel, Howard Menger, Paul Villa, Billy Meier y Alex Collier cada uno de los cuales explica la naturaleza de sus interacciones voluntarias con estos seres humanos de apariencia extraterrestre y otras no. 


Acontinuación video






No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOL AHIMSA

CLAUDIA GONZALEZ DE VICENSO

CLAUDIA GONZALEZ DE VICENSO
ENLACE